Páginas vistas en total

viernes, 31 de agosto de 2018

HISTORIAS DE LA PIOCHA DE O’HIGGINS”

Capítulo 4: La Piocha de Golpe en Golpe ( 1924-1973).

En esta etapa de la historia de Chile, es necesario establecer las causas y el origen de cada uno de los golpes de estado, pues constituyen las partes más interesantes de la historia de la Piocha, la que se pierde, se esconde y vuelve a aparecer en algunas de ellas. Hemos dividido esta capítulo en partes, para hacerlo más entendible.


Parte Uno : del Ruido de Sables a la asunción de Carlos Ibáñez . ( 1924-1927)

El Ruido de Sables ( 1924) 1

Estamos en septiembre de 1924, la Piocha de Bernardo O’Higgins ya es parte de la tradición del traspaso de mando desde hace años, ya se tiene claro que es el verdadero símbolo del mando, Arturo Alessandri, el Presidente en ejercicio, se enfrenta a un Congreso que le niega la sal y el agua, quedando imposibilitado de cumplir las promesas de campaña, por las que fue electo.
El Senado se reúne en sesión nocturna el día miércoles 3 de septiembre para aprobar la dieta parlamentaria, lo que termina por irritar a muchos, ya que existían necesidades más importantes para la sociedad común. Aparecen en las galerías del Senado 300 oficiales del Ejército, que esperaban se aprobara un proyecto que subía sus remuneraciones, que no habían sido reajustadas. El Senado, en una sesión llena de gritos y abucheos, aprueba su Dieta, y los militares presentes, comienzan a golpear sus sables. La versión oficial del Senado señala : “ se producen ruidos de sables entre los militares en las galerías”, y más adelante dice “ bulliciosos aplausos y ruidos con los sables2. El Ministro de Defensa3 de Alessandri, Gaspar Mora Sotomayor, sube a la galería, y enfrenta a los militares, logrando el desalojo de la galería; los oficiales descendieron como un solo hombre las escaleras de mármol arrastrando sus sables que chocaban ruidosamente con las gradas 4 y se retiran del edificio, mirándolos, sin decir una palabra, los esperaba un oficial desconocido hasta ese momento, se llamaba Carlos Ibáñez del Campo.
El día 4, el Gabinete en pleno pide al Presidente sancione a los militares, quien se niega. En la tarde se reúne con algunos consejeros, entre ellos su hijo Jorge, y decide citar a un pequeño grupo de esos oficiales. Aparece en La Moneda el Capitán Heraclio Valenzuela a quien le piden formar un comité militar para presentar sus peticiones al Presidente. El comité concurre al día 5 y se reúne con el Presidente y los ministros del Interior Pedro Aguirre Cerda y el ministro de Defensa Gaspar Mora. Aguirre toma la palabra y señala “ debemos discutir las peticiones”, a lo que el Teniente Alejandro Lazo responde : “ no hemos venido a pedir, sino a exigir”. Alessandri enfurecido intentó golpear al Teniente, y prefiere retirarse de la reunión, los ministros corren detrás de él y lo convencen de volver, pero el Presidente toma una pistola y vuelve armado. La reunión termina y el Gabinete en pleno presenta su renuncia. Esa misma tarde juran en Interior el General de División Luis Altamirano Talavera5, en Hacienda el Almirante Francisco Nef y en Guerra y Marina el General Juan Pablo Bennet Argandoña. El resto del gabinete no alcanza a jurar esa misma tarde.
El fin de semana del 6 y 7 , el Comité Militar, el Gabinete y el Presidente preparan el paquete completo de leyes para que fueran aprobadas el lunes 8 en el Congreso. Ese día el Congreso presionado, humillado según Gonzalo Vial, aprueba sin estudios, sin discusión los proyectos de ley que estaban pendientes, y que habían generado el descontento de las tropas.
Gracias a la presión militar sobre los congresistas y el Presidente se aprobaron las siguientes leyes:
1.- Modificación de las leyes sobre retiro de oficiales y creación de la caja de retiro y montepío del Ejército y la Armada.
2.- Progresividad en el Impuesto a la Renta
3.- mejoramiento de la condición de los empleados particulares
4.- despacho inmediato de la ley de presupuestos de 1924.
5.- pago de sueldos públicos insolutos, aprobando recursos por 100 millones de pesos.
6.- veto a la dieta parlamentaria
7.- ley de contratos de trabajo
8.- legalización de sindicatos
9.- ley de cooperativas
10.- creación de tribunales de conciliación y arbitraje laboral entre patrones y obreros
11.- jornada laboral de 8 horas
12.- supresión del trabajo infantil
13.- reglamentación del contrato colectivo
14.- ley de accidentes del trabajo y seguro obrero de enfermedades e invalidez.
15.- Aumento de plazas de coroneles y mayores , disminuyendo la de Tenientes y modificación de la Ley de ascensos del Ejército.
16.- reorganización de la policías6.















General Luis Altamirano Talavera.




A la par del Comité Militar funcionaba una junta militar presidida por Carlos Ibáñez del Campo, a la que se una la Armada y señalan , que se mantendrán en el cargo “ mientras no realice ampliamente su misión”. Alessandri, frente a esta situación decide renunciar a su cargo. El General Altamirano le pide que solicite un permiso y se ausente del país. El martes 9 de septiembre, a las 2:53 am la familia de Alessandri abandona La Moneda y se dirige a la embajada de Estados Unidos, todo ese día el Congreso, discute la renuncia del Presidente, y finalmente acuerda otorgarle un permiso.
Ese día asume el mando de la nación en calidad de Vicepresidente, el Ministro del Interior, General Luis Altamirano, el día 10 Alessandri viaja a la Argentina, a un auto exilio. El día 11 de septiembre de 1924, la Junta Militar decide asumir el poder completo del país, y asume una Junta de Gobierno ( la número 14 en la historia de Chile), formada por el General Altamirano, el Almirante Nef y el General Bennet. El Congreso se cierra, terminando la denominada etapa parlamentaria, la última frase de la sesión del día 9, resume todo el período , un diputado anuncia que disertará sobre las normas constitucionales comprometidas, otro de ellos le dice : “ No, señor; no, no. Va a ser la una de la mañana, y para oír latas ya está bueno7.
Por decreto n.º 3099 bis del 16 de septiembre se dispone que el General Altamirano tendrá el carácter de Presidente de la Junta y en representación de ella firmará todas aquellas resoluciones que no tengan el alcance de decretos-leyes 8.
La maldición de la Piocha se cumple, el General Luis Altamirano Talavera, recibe y exhibe la Piocha de O’Higgins y Alessandri no entera su período.




El General Altamirano y su Gabinete.



Los Golpes del año 25


El Presidente de la Junta de Gobierno, General Luis Altamirano Talavera, decidió el 5 de noviembre de 1924 llamar a elecciones de Presidente y Congreso para el mes de mayo de 1925 y declaraba no existir otro órgano salvo la Junta que ostente “ en todo o parte la dirección de los negocios del Estado” 9. la Junta Militar que aún existía entendió que era un golpe directo a sus deseos y se autodisolvió el 13 de diciembre. El 8 de enero de 1925 los partidos de La Unión 10 presentó como candidato a don Ladislao Errázuriz Pereira, que era anti alessandrista y contrario a los postulados de la disuelta Junta Militar.
Los miembros de la extinta Junta Militar, no aceptaron esto, y decidieron mover sus piezas, dirigidos por dos coroneles: Carlos Ibáñez y Marmaduke Grove, la conspiración se sentía en el aire. Consiguieron el apoyo de dos regimientos: el Pudeto y el de Cazadores. Ya decididos a actuar, ambos regimientos rodearon La Moneda en la tarde del 23 de enero, encerrando en su interior a la Junta y los ministros, los carabineros que custodiaban el Palacio no pusieron resistencia; por una puerta lateral entraron a Palacio con pistolas en mano varios conjurados, a la cabeza de Ibáñez y Grove. El Almirante Luis Gómez Carreño, en esa fecha ministro de Guerra, corrió al comedor de La Moneda, donde se encontraba la Junta tomando un té; y les anunció : “ ¡ General, ya se tomaron La Moneda¡ “, pocos minutos después entraba Ibáñez al comedor y encaró a Altamirano diciéndole : “ en representación de la mayoría de los oficiales del Ejército, le exijo la inmediata entrega del Gobierno, en virtud de haberse tergiversado los propósitos expuestos en la Manifiesto de septiembre” 11. Altamirano quiso responder, pero Ibáñez le dijo : “ es tarde para discursos, señor General”. La Junta de Gobierno llegaba a su fin. Altamirano, Nef y Gómez Carreño quedaban de rehenes, mientras los dos primeros redactaban un documento entregando el mando de la nación a los generales de mayor grado, a la sazón, el General de División Pedro Pablo Dartnell Encina y el General Juan Emilio Ortiz Vega. Altamirano entrega el mando, pero se reserva la Piocha y no la entrega. Un golpe de Estado sin muertos.
La Nueva Junta de Gobierno, la número 15, asume ese día , presidida por Dartnell; y como primera medida, envían un telegrama a Arturo Alessandri, que se encontraba en su exilio en Venecia. Ibáñez y Grove, por decisión propia envían telegramas, solicitando la vuelta de Alessandri al poder. Éste pone condiciones en lo que se conoce como “ el telegrama de Roma”, que son aceptadas y comienza su retorno al país.
La Junta de Gobierno se modifica el 27, y asume como Presidente de ella Emilio Bello Codecido , mantienen a Dartnell, pero Ortiz es reemplazado por el Almirante Carlos Ward.
Alessandri vuelve en gloria y majestad el 20 de marzo de 1925, acompañado de muchos civiles que lo fueron a recibir. En sus discursos de retorno señala : “ son tan fuertes los latidos de mi corazón, que ahogan el eco de mi voz”, “ es preciso modificar el actual régimen de Gobierno; establecer un Ejecutivo que rija los destinos del país bajo su responsabilidad y un Congreso que legisle y fiscalice, pero que no se inmiscuya en los actos de la Administración”… sus ideales quedarían plasmados en la Constitución Política de 1925. Sabiendo que tenía poco tiempo, pues según sus dichos, no quería estar en el poder más allá del período para el que había sido elegido, se concentró en dos puntos : aprobar la nueva Constitución y evitar que el próximo Presidente fuera Carlos Ibáñez del Campo.
No sabemos si fue el mismo día 20 o pocos días después, Arturo Alessandri recibía de vuelta el símbolo del mando. El General Altamirano había entregado la Piocha al Presidente de la Corte Suprema, Braulio Moreno Velásquez, quién se la hizo llegar a Alessandri 12. Los Ministros que había nombrado la Junta de enero de 1925 se mantuvieron en su puesto a petición del Presidente Alessandri, entre ellos Carlos Ibáñez del Campo que ocupaba la cartera de Guerra.
El 31 de julio de ese año, el proyecto de Constitución era aprobado en plebiscito al que concurrieron sólo el 45% de los inscritos, unos 127 mil votaron aceptando la nueva constitución, cerca del 43% del universo electoral. Las críticas a la nueva constitución no se dejaron esperar, me permito citar algunas :
“ Nos lleva directamente a la dictadura, quedando los senadores y diputados convertidos en verdaderos fantoches” Ismael Tocornal, Liberal.
“ es inaceptable en su fondo, en su forma, en su espíritu, en su letra y en el modo en que ha sido elaborada y será sancionada” José Bernardo Lira, Conservador.
“ Constitución bastarda, hija del capricho o voluntad personal y que se irrita y desespera porque existen leyes que embarazan y contrarían esa libertad “, Antonio Varas Herrera, Liberal.
“ El proyecto está dirigido a crear el cesarismo presidencial”, declaración oficial del Partido Comunista.
Pese a todo, la Constitución se fortaleció y perduró hasta 1973, incluso hasta 1980 en algunos aspectos.
El paso siguiente eran las elecciones presidenciales, que se fijaron para el 24 de octubre de 1925. Carlos Ibáñez, en su calidad de Ministro, decidió presentarse como candidato, el Presidente le hizo notar lo incompatible de esta decisión bajo las nuevas normas constituyentes. Todo el Gabinete presentó su renuncia, en una carta firmada por todos, salvo Ibáñez. Que prometió hacer llegar una carta especial en la tarde del 30 de septiembre de 1925. Esa tarde Alessandri recibía una respuesta de Ibáñez que decía : “ tengo necesidad de descansar y me voy a mi casa”
La carta definitiva la recibió el Presidente el 1 de octubre, a la vez que el diario La Nación la traía completa en la edición de ese día. Ibáñez partía con la frase “ como siempre, me hubiera sido grato complacer a usted… más me es imposible renunciar, es necesario mantener la cartera para preservar el orden público, la unida castrense, la pureza de la revolución y el cumplimiento de los postulados de septiembre”, la carta tenía una postdata, que señalaba: “ En vista de la situación producida y de ser el infrascrito el único Ministro en ejercicio, me permito rogar a S.E. en nombre de la Patria y de la paz social que, careciendo de valor, según los preceptos de la antigua y nueva constitución, todo comunicado sin la firma del Ministro respectivo, se sirva no dirigirse a ninguna autoridad u organismo nacional o particular, sin el requisito de mi firma, como único Ministro en función”; a este acto se le conoce como “ el Golpe de Estado por postdata”.
Alessandri hace su última jugada, llama a Luis Barros Borgoño, lo nombra Ministro del Interior, y renuncia al cargo, quedando Barros Borgoño como VicePresidente, con Piocha y todo. Cuando le preguntaron por su renuncia, don Arturo respondió : “ me voy porque los militares me echaron” . Barros mantuvo a Ibáñez en el Ministerio de Guerra.





De la elección de Emiliano Figueroa a la de Carlos Ibáñez ( 1925-1927)

En las elecciones del 24 de octubre de 1925 salía electo Emiliano Figueroa Larraín con el 71% de los votos , quien asume con toda la pompa ( Piocha incluida) el 23 de diciembre de ese año y nombra a Carlos Ibáñez como Ministro del Interior. Pese al apoyo político a favor de Figueroa, no se logró la estabilidad política, “ el Coronel Ibáñez continuó siendo una figura preeminente e indiscutible, lo que provocó continuas fricciones con los dirigentes políticos” 13.
El Presidente cada vez más fue cediendo poder a su ya poderoso Ministro del Interior, pero llegó un momento en que ya no podía más, esto ocurrió cuando Ibáñez traía un decreto en el que destituía al Presidente de la Corte Suprema Javier Angel Figueroa, hermano del Presidente. Figueroa pidió permiso para ausentarse de su cargo por enfermedad para no firmar el decreto contra su propio hermano, y dejó como Vicepresidente a Ibáñez el 7 de abril de 1927 14. lo primero que hizo Ibáñez fue destituir al hermano del Presidente.
Ibáñez sumaba fuerzas a su favor, y el Presidente Figueroa renunció al cargo el 4 de mayo, le fue aceptada el día 9, y se fijaron elecciones para el 22 del mismo mes. Ibáñez ganó con el 98% de los votos, su único contendor, el comunista Elías Lafertte, no pudo hacer nada, toda vez , que estaba relegado en la Isla de Pascua, y era el único candidato que se enfrentaba al poderoso Vicepresidente.
El 21 de julio de 1927, el Coronel Carlos Ibáñez del Campo se terciaba la banda presidencial que había sido usada por Balmaceda, y se colocaba la Piocha de O’Higgins, afirmándola muy bien para que no se cayera. Asumía así el poder pleno del país.



Matrimonio de Carlos Ibáñez con Graciela Letelier en 1928.




Parte Dos : de la caída de Ibáñez a la elección de Alessandri ( 1931-1932)

La caída de Ibáñez y la elección de Montero (1931)


Es de público conocimiento, que la depresión mundial de 1929, dejó a Chile como el país más afectado, y ya en 1931 las ciudades se llenaban de cesantes, ollas comunes, tifus a la que se unía la quiebra de las empresas, falta de pago de las deudas; sin embargo nadie asociaba estos eventos como efectos de la Depresión, sino que culpaban al Presidente.
El 21 de julio todo el gabinete renunció , se nombró uno nuevo que no duró siquiera una semana, el 26 renunciaban todos. Ibáñez presionado, solo y agripado dictaba el decreto n.º 2571 que decía : “ Graves motivos me impiden ejercer mis funciones constitucionales. Me subrogará en el desempeño de la Presidencia de la República el Presidente del Senado don Pedro Opaso, con el título de Vicepresidente de la República”, y partía su autoexilio a Argentina. Con el decreto número 2572 Opaso asumía : “ Vista la declaración de S.E. el Presidente de la República, con esta misma fecha y no existiendo ningún Ministro de Estado, asumo la Vicepresidencia de la República en mi carácter de Presidente del Senado, a virtud de lo dispuesto en el artículo 66 de la Constitución” 15. Ese mismo 26 asume como Ministro de Interior Juan Esteban Montero, quien por decreto 2583 asume como Vicepresidente de la República, volviendo Opaso a su condición de Presidente del Senado.
Montero llamó a elecciones para el 4 de octubre en la que fue candidato16 y se enfrentó a Arturo Alessandri en su segundo intento por llegar a La Moneda. Mientras duró el proceso eleccionario, asumió como Vicepresidente Manuel Trucco Franzani. Montero ganó con el 63,9% de los votos y asumió como Presidente el 4 de diciembre de 1931, con Piocha incluida, pese a que debía gobernar hasta 1937, sólo duró 201 días en el cargo, y eso que no se le cayó la Piocha.





Juan Esteban Montero.


La caída de Juan Esteban Montero y el golpe socialista. (1932)

el Presidente Montero, en sus 201 días, fue testigos de múltiples protestas, sublevaciones e intentos de golpe, todo debido a la situación económica y las medidas no populares que había adoptado para frenar la caída del país.
La situación es resumida magistralmente en el mensaje del 21 de mayo de 1932, allí el Presidente Montero señala : “ el país, con anterioridad a mi administración, agotó su crédito externo y hubo de declarar la imposibilidad de servir sus compromisos exteriores; amplió al máximun los servicios y los sueldos públicos; se comprometió en obligaciones internas muy superiores a la capacidad económica normal del país, y provocó una sobreproducción de salitre, cuyo precio y consumo siguen disminuyendo ostensiblemente”, en resumen, la economía no daba para más, y esto afectaba la situación política que se supone debería terminar en la normalidad constitucional. Sin embargo, la violencia reinante obligó al Presidente a decretar el estado de sitio en todo el territorio nacional, así el diario La Nación en su edición de 15 de abril de 1932 señalaba : “ el viernes amaneció la ciudad floreciente de carabineros por todas partes. Patrullas a caballo la recorrían y patrullas de a pie guardaban las esquinas. Este despliegue hacía cruel contraste con el aire pacífico de los habitantes “ 17.
Montero era laborioso, pero reposado, lento y sin ánimo ni aptitud para lucirse, y de mala salud 18. la izquierda encontró el terreno sembrado para generar el ambiente de un cuartelazo. A fines de 1932 en la casa del Senador Aurelio Núñez Morgado se reunían quienes querían complotar contra el gobierno de Montero, entre ellos : Eugenio Matte Hurtado, Carlos Alberto Martínez, Oscar Cifuentes Solar, Eugenio González Rojas, Alfredo Lagarrigue, Oscar Schnacke, Luis Barriga Errázuriz, muchos de ellos fundadores del Partido Socialista en 1933. posteriomente se sumaron Carlos Dávila Espinoza y Arturo Merino Benítez. Todos confiaban en Pedro Lagos, a cargo de la escuela de Infantería de San Bernardo, y en el coronel Marmaduke Grove, nombrado recientemente como Comandante de la Aviación. El 2 de junio se reunieron todos en San Bernardo, cuando Montero supo, sacó a Grove de la Comandancia y lo reemplazó por el coronel Ramón Vergara, pero cuando éste fue a hacerse de su cargo al día siguiente, los insubordinados lo detienen, el hecho terminó en un cambio de balazos entre el detenido y el guardia que lo retenía, el Capitán Manuel Tovarías, quien terminó herido en un brazo. Grove se acuarteló en “ el Bosque”. Montero el día 4 reunió a un grupo de políticos a quienes expresó su intención de renunciar al cargo, para evitar un derramamiento de sangre.
Mientras el palacio de La Moneda era sobrevolado por aviones, que amenazaban con bombardearla. Montero le ofreció la Vicepresidencia a Alessandri quién se negó, pero ofreció visitar a Grove, y llegó a la base del Bosque junto a su hijo Fernando. La historia oral cuenta que en realidad Alessandri no hizo nada para parar el golpe, muy por el contrario le habría dicho a Grove “ no afloje mi coronel” 19. El golpe estaba consumado, Alessandri vuelve a La Moneda y se lo hace saber al Presidente Montero 20.



aviones sobrevolando La Moneda en 1932.

Montero, a las 7 de la tarde recibe a los sublevados en La Moneda, mientras tropas de la aviación se ubicaban en los patios de “ la casa donde tanto se sufre”. Grove hace un discurso frente al Presidente y sus ministros señalando el motivo de la sublevación y del inicio de una República Socialista. Consultado el Ministro de Guerra si se contaba con fuerzas suficientes para parar el golpe, y recibiendo una respuesta negativa; Montero hace entrega del poder y de la Piocha pacíficamente a una Junta de Gobierno ( la número 17), retirándose en un taxi del palacio. La Revolución Socialista encabezada por Grove asumía el mando, las turbulencias del golpe socialista provocaron 3 muertos y 61 heridos 21.
Por primera vez en la historia de Chile, se amenazaba con bombardear La Moneda desde el aire22, y asumía una Junta de Gobierno que decidió llamarse “ Junta de Gobierno de la República Socialista”, fue presidida por el General Arturo Puga Osorio como Presidente, le acompañaban Carlos Dávila Espinoza y Eugenio Matte Hurtado, quien además era Gran Maestre de la Masonería 23. Marmaduke Grove asume el ministerio de Defensa Nacional , ya con el grado de Comodoro.







Arturo Puga Osorio.


La República Socialista de Chile ( 1932)


La Junta de Gobierno del 4 de junio de 1932 sufrió muchas modificaciones, el 13 de junio renuncia Dávila y entra Rolando Merino Reyes; sólo dura 3 días. El 16 de junio Dávila reorganiza la Junta, se hace con la Presidencia y lo acompañan Alberto Cabero Díaz y Nolasco Cárdenas Avendaño. Ordena la detención de Grove y de Matte y los envía a la Isla de Pascua, en Defensa asume el otro complotado el general Arturo Puga.
Cabero renuncia a la Junta el 30 de junio, pues señaló no se habían fijado fechas para las elecciones del Congreso y Presidente de la República; fue reemplazado por Eliseo Peña Villalón. El 8 de julio y frente a la resistencia de los otros miembros, Dávila disuelve la Junta y asume como Presidente Provisional de la República Socialista.
Las medidas adoptadas en este período no pudieron frenar la caída económica del país, ni frenar la violencia política, y cuando Dávila cayó, nadie las derogó, quedando vigentes por más de 40 años, y serían usadas nuevamente durante el gobierno de Allende.
Dávila es obligado a renunciar el 13 de septiembre, asumiendo como Presidente Provisional de la República el Ministro del Interior General Bartolomé Blanche Espejo, quien según sus dichos : no recibió la Piocha de O’Higgins. Surge en el país un movimiento Civilista que se toma la provincia de Antofagasta en un directorio, que alcanzó a emitir 14 decretos que eran leídos en el centro de la ciudad, a son de clarín y desplegando la bandera chilena 24. Concepción llamó a una manifestación civilista para el 1 de octubre. Blanche, cansado, aburrido y colmado decide renunciar y entrega el mando a quien según la Constitución correspondía, el Presidente de la Corte Suprema Abraham Oyanedel Urrutia, quien asume el 2 de octubre, sin Piocha.
Debido a la importancia de los eventos, los narradores, los diarios, los testigos, los documentos oficiales no señalan nada sobre la Piocha durante los días de la República Socialista, sólo sabemos que Arturo Puga la recibió, pero ya cuando asumió Blanche, la Piocha no estaba, estaba desaparecida, oculta, y sin noticias de ella.



Abraham Oyanedel Urrutia.


Oyanedel convoca a elecciones para el 30 de octubre de 1932, los resultados fueron:
1.- Marmaduke Grove, quien retornó de la Isla de Pascua mientras se contaban los votos, alcanzó un 18%.
2.- Enrique Zañartu, liberal balmacedista, alcanzó un 13,8%
3.- Héctor Rodríguez de la Sotta, conservador, con un 13,4%
4.- Elías Lafertte, comunista, alcanzó un 1,2%
5.- Arturo Alessandri, apoyado por los radicales y la izquierda, alcanzó un 55%.
La República Socialista de Chile, terminaba sin poder contener la caída económica del país, dejando como legado más de 600 decretos leyes, dictados improvisadamente, siendo confusos y hasta contradictorios, siendo modificados muchas veces; otros estaban llenos de buenas y vagas intenciones, jamás materializadas 25, y dejando al Vicepresidente Oyanedel sin Piocha.
Revisé muchos documentos, diarios de época, y ninguno señala que pasó con la Piocha durante la República Socialista y sus diferentes Juntas de Gobierno, el único dato que poseemos hasta este momento es el que copiamos a continuación : “ el 1932, año en que Chile tuvo 9 gobernantes en 7 meses, volvió a desaparecer la piocha. Alguien, para no hablar de ratería, debió llevársela como souvenir … Abraham Oyanedel, quien como presidente de la Corte Suprema hacía de mandatario provisorio, confidenció que cuando asumiera tres meses antes, su antecesor el General Bartolomé Blanche, le dijo : va a tener que ser sin piocha, porque a mí no me la dieron” 26.


PARTE TRES : período de normalización constitucional ( 1932-1973)


Alessandri asumió por segunda vez el gobierno el 24 de diciembre de 1932, con Piocha. Millas señala que se tuvo que mandar a hacer una réplica, pero sin embargo, el mismo Alessandri contaba que en 1925, cuando entregó el mando a Barros Borgoño, había desmontado la Piocha y dejado un papelito con la frase “ volveré”, que en 1932 al recibirla por segunda vez, aún permanecía al interior de la Piocha.
Consulté con un experto en medallas antiguas chilenas27, a quien se le ha consultado históricamente, cada vez que se ha hecho una réplica de la Piocha, y quien tuvo en sus manos la original antes de perderse en 1973; me señaló : “ la Piocha pre-1973 era la original, los detalles observados coinciden con la forma de construcción de las medallas y piochas realizadas en Europa en la década de 1820, y sí, se podía desmontar, por ello el mito del papelito de Alessandri puede ser cierto”.
En 1938 Alessandri traspasó la Piocha a Pedro Aguirre Cerda, quien “ oprimía incesantemente la insignia de oro que exornaba la banda de O’Higgins, temeroso que desapareciera, como ya acababan de desaparecer las condecoraciones de un embajador extranjero “ 28.




Pedro Aguirre Cerda


Otra historia de este período ocurrió en 1958, cuando faltaban días para que Ibáñez le entregara el mando al hijo de su enemigo político, Jorge Alessandri. Jaime Egaña, uno de los generalísimos de Alessandri, le envío a Ibáñez un amigo en común para rogarle que le entregara por adelantado la piocha. La respuesta fue : “ lo siento, pero la piocha no la puedo mandar por mano. La entregaré en el Congreso, junto con la Presidencia de la República” 29. Otro Premio Nacional de Historia señala : “ en 1958 el Presidente Ibáñez se despojó de la banda presidencial que llevaba hasta ese momento terciada sobre el pecho y la depositó en la mesa, acto seguido, el Presidente del Senado desprendiendo de ella la Piocha de oro del General O’Higgins… la colocó en la banda que usará el Presidente Alessandri, ayudando, luego, a éste a colocar sobre su hombro derecho terciada hacia el lado izquierdo” 30.




Jorge Alessandri


Finalmente en 1972, el diario El Mercurio de 30 de diciembre, señala que el Presidente Allende le regaló una réplica de la Piocha, en oro, al General Carlos Prats. Si bien parte de la familia ha desmentido por twitter esta situación, queremos dejarla expuesta, por ahora.
No existe constancia que a ninguno de los Presidentes del período 1932-1973 se le haya caído la piocha. Y hasta ahora todos están de acuerdo en que la Piocha desapareció en el bombardeo de La Moneda en 1973. Pero tenemos algunas teorías, que por espacio y tiempo serán tratadas en el capítulo 5 de estas “ Historias de la Piocha de O’Higgins”.

Carlos Prats con la piocha.



1Hemos usado como fuentes principales para este capítulo :
“ Recuerdos de Gobierno”, Arturo ALESSANDRI PALMA, Tomo1;
“ Ruido de Sables”, Raúl ALDUNATE PHILLIPS;
“ Los mitos de la democracia Chilena”, Felipe PORTALES CIFUENTES;
“ Alessandri, Precursor y Revolucionario”, René OLIVARES,
“ El golpe de estado de 1924”, Armando DONOSO;
“ Alessandri, Agitador y demoledor” , Ricardo DONOSO;
“ Desde las cenizas, vida, muerte y transfiguración de la democracia en Chile 1833-1988”, James R. WHELAN;
“ Chile entre dos Alessandri “, Arturo OLAVARRIA BRAVO;
“ Del avión rojo a la República Socialista”, Carlos CHARLIN, Stgo 1972.
2“ Historia de Chile en el Siglo XX “, Gonzalo VIAL CORREA, pag 130 y 131, ediciones Las Ultimas Noticias, Stgo 2003.
3En esa fecha aún se llamaba Ministerio de Guerra y Marina.
4Idem nota 2, pag 129 y 130.
5El General Altamirano, era cuñado del hermano del Presidente. José Pedro Alessandri estaba casado desde 1892 con Julia Altamirano Talavera. “ Alessandri, la familia de dos Presidentes”, Alvaro CASTELLON COVARRUBIAS, en Revista de Estudios Históricos N.º 40, pag 15, Santiago 1996-1997.
6Lista más o menos igual a la que aparece en : “ Historia política de Chile y su evolución electoral, desde 1810 hasta 1992”, Germán URZUA VALENZUELA, pag 416 y 417, Stgo 1992. ;
7“ Historia de Chile en el Siglo XX”, ya citado, pag 136.
8 “ Anales de la República”, Luis VALENCIA AVARIA, Tomo 1, pag 563. Stgo 1986.
9“ Historia de Chile en el Siglo XX”, obra citada pag 138 y 139.
10Agrupación política que reunía a los partidos de derecha.
11Debemos hacer notar, que cuando Alessandri cayó, la llamada Junta Militar había sacado un Manifiesto, que resumía los intereses y las expectativas de los cuerpos armados.
12“ Recuerdos de Gobierno “ Arturo ALESSANDRI PALMA, Tomo 2, pag 135; citado en “ Historia de Chile, 1891-1973, Arturo Alessandri y los golpes militares, 1920-1925”, Gonzalo VIAL CORREA, Volumen III, Capítulo XII, pag 529, nota 2.
13“ Historia Política de Chile y su evolución electoral, desde 1810 hasta 1992”, ya citada, pag 431.
14“ Anales de la República”, Luis VALENCIA AVARIA, Tomo 1 pag 571.
15Ambos decretos están publicados en “ Anales de la República” pag 584, nota 124.
16Montero asumió la candidatura sin mucho entusiasmo, de hecho cuando la aceptó sólo dijo “ me someto”. Alessandri en cambio había rechazado su candidatura en agosto señalando : “ no puedo, ni quiero, ni debo ser candidato a la Presidencia. Y pueden estar seguros de que no lo seré. Yo divido, y lo que se necesita ahora es alguien que aúne”.
17Ambos, el Mensaje del 21 de mayo y la publicación de La Nación, son citados en “ Historia Política de Chile y su evolución electoral 1810-1992”, ya citado, pag 468 y 469.
18“ Historia de Chile en el Siglo XX”, ya citado, pag 177.
19“ Hábrase visto “, Hernán MILLAS CORREA, pag 117.
20“ Los radicales ante la historia”, Julio SEPULVEDA RONDANELLI, pag 143 y 144, Stgo 1993.
21El Mercurio, 5 de junio de 1932.
22Ya en los golpes de 1924,1925 y 1927 tropas habían rodeado La Moneda, incluso con tanques, amenazando con ser usadas.
23“ Los radicales ante la historia”, obra citada, pag 144.
24“ Historia de Chile en el Siglo XX”, obra ya citada, pag 181.
25“ Historia de Chile en el Siglo XX “, obra ya citada, pag 179.
26“ La Sagrada Familia”, Hernán MILLAS CORREA, pag 117, Stgo 2005.
27Quien me pidió reserva de su nombre.
28“ Un mundo que se fue”, Eduardo BALMACEDA VALDÉS, pag 191, Stgo 1969.
29“ La Sagrada Familia”, obra citada, pag 117.

30“ Historia y significado de la transmisión del mando”, Bernardino BRAVO LIRA, en Revista Atenea 461, pag 176, Concepción 1976. es una cita del diario El Mercurio de noviembre de 1958.   

lunes, 20 de agosto de 2018

LA FIESTA MAS LARGA DE RANCAGUA

LA FIESTA MAS LARGA DE RANCAGUA


Con motivo de la apertura del Museo de la Iglesia de la Merced al público, el día de hoy 20 de agosto de 2018, que coincide con el 240 aniversario del natalicio del Padre de la Patria Bernardo O’Higgins, queremos recordar un evento relacionado con ellos y que en su momento constituyó la fiesta más larga celebrada en Rancagua.
Para poder entender la alegría que desató esta fiesta, debemos entender la tristeza y el dolor que la antecedió. El 2 de octubre de 1814, cuando la ciudad fue tomada por las tropas de Mariano Osorio, fue un día negro para el pueblo de Rancagua, sus hombres fueron asesinados en la calle, sus mujeres violadas ( incluso en el altar de la Catedral); las tropas españolas arrasaron con lo que quedaba de vecindad. En un acto de victoria ( típico de la época), Mariano Osorio mandó apresar las 4 banderas emblemas de los ejércitos patriotas que habían defendido la ciudad, esto costó la vida del abanderado Ibieta; y un joven militar Antonio Millán rindió la última de ellas. Cuatro estandartes fueron tomados de la ciudad : una bandera de la Patria Vieja, una bandera del tercer batallón de auxiliares y dos del primer batallón , a la que se agregó la bandera negra, que a manera de crespón lucía en la torre de la Iglesia de La Merced. Se las envió a su suegro, el Virrey del Perú y ordenó se instalasen en la Iglesia de Santo Domingo de Lima, a los pies de la imagen de la Virgen del Rosario. Rancagua quedaba sin libertad, sin sus valientes hombres, arrojadas mujeres, y sin sus emblemas, bajo los cuales, fue defendida.
Los vientos de la historia cambiaron, era 1821, y el afán libertador de Bernardo O’Higgins, que aseguraba nuestra Independencia, desde su cargo de Director Supremo , buscaba la libertad de nuestro vecino Perú, aún en las manos de España, para eso organizó junto a San Martín la expedición libertadora, que dirigida por éste último, entró a Lima el 10 de julio de ese año. Uno de los primeros actos realizados por el Libertador argentino en la tierra de los Virreyes, fue conducir sus tropas a la Iglesia de Santo Domingo. Allí pudo apreciar los emblemas de Rancagua, con sus jirones, con sus manchas de pólvora y sangre. Sin dudarlo, los rescató de inmediato y envió una nota a Bernardo O’Higgins que decía : “ las banderas tomadas por los enemigos de Rancagua, que pertenecían a las tropas de ese Estado, han sido vueltas a tomar por nuestras armas”, y las embarcó a Chile, bajo el cuidado de José Manuel Borgoño, quien escribió : “ la restauración de estos trofeos es un motivo de júbilo para los amantes de la Libertad”.
El 20 de agosto siguiente, se celebró la llegada de los estandartes a la ciudad de Santiago con ceremonias religiosas, actos públicos, parada militar y fiestas. Bernardo O’Higgins en su discurso señaló : “ Las banderas perdidas en Rancagua por la discordia y ambición de hombres desnaturalizados, han vuelto a recordarnos que sólo la unión recupera y conserva”. Y sin más,decidió devolverlas a Rancagua, para ello encargó del traslado al ahora Sargento Mayor Antonio Millán, el mismo que en el campo de batalla, había rendido una de ellas.
Los estandartes de la batalla de Rancagua, llegaron a la ciudad el 30 de septiembre de ese año, dando comienzo a la fiesta más grande y más larga de que tenga memoria la ciudad. Las autoridades de la ciudad esperaron a la comitiva en la Alameda, y caminaron por la actual Estado con rumbo a la plaza, allí el pueblo observó como los vestigios de la batalla, volvían a la ciudad, y el Sargento Mayor Antonio Millán leyó un decreto del Libertador y a la sazón Director Supremo Bernardo O’Higgins que decía respecto de los estandartes :” ellos son el timbre augusto de la virtudes cívicas y heroicas de todos los chilenos que lesionados en los horrores mismos de esos días de sangre, de humillación y luto, supieron elevarse sobre los reveses del tiempo, formarse sólidamente una Patria, dársela asimismo a los peruanos, y retomar del último atrincheramiento de la tiranía esas banderas, cuya grata presencia enjugará para siempre las lágrimas que os hizo derramar la saña feroz del enemigo. Conservadlas como un depósito sagrado y ostentadlas al mundo como el más indeleble testimonio de lo que pueden la unión, el orden y el verdadero patriotismo”.
La celebración comenzaba oficialmente. El primero de octubre, la ciudad se encontraba decorada con arcos de arrayán y laureles, las campanas repicaron al aire, las salvas fueron incesantes, la ciudad se iluminó y el pueblo en las calles celebró, mientras 24 dragoneantes bajo la orden de Antonio Millán entregaban oficialmente las enseñas al Cabildo. Esa noche se realizó una fiesta oficial en la casa de don Francisco Silva ( que es lo que hoy ocupan la sede comercial de Entel y el Banco Chile en calle Independencia y hasta el edificio de la corporación de educación por calle Campos).
El día 2, las banderas fueron llevadas en procesión a la Iglesia y fueron colocadas, para el regocijo del pueblo, a la vista de todos, en exposición, esa noche la fiesta fue en la casa de dos pisos que era de don Andrés Baeza ( cuya construcción aún se encuentra en pie, siendo ocupada por el Museo Regional), mientras el pueblo se divertía en sus propios saraos. El momento valía la fiesta. El día 4 las fuerzas de Millán se retiraron de la ciudad, dejando a Rancagua inmersa en una fiesta, que según las fuentes oficiales dicen duró 7 días completos con sus noches.
En 1872 estos estandartes fueron llevados a Santiago para flamear junto al recién inaugurado monumento al Libertador O’Higgins. Nunca volvieron a la ciudad y se perdieron en el tiempo.
El Instituto Ohigginiano de Rancagua, en su afán de mantener vigente la imagen del Libertador, realizó por años una búsqueda de estos estandartes perdidos, sin logros positivos, sin embargo, con los datos obtenidos en esta investigación, regaló a la ciudad unas réplicas exactas de estos estandartes y se los entregó oficialmente a la Municipalidad, quien en un esfuerzo conjunto, decidió buscar un lugar adecuado, para que estos símbolos de la ciudad, pudieran ser exhibidos a perpetuidad, tal como señalaba el decreto de Bernardo O’Higgins.
Todo el trabajo rindió frutos hoy 20 de agosto de 2018, fecha en que dentro de las celebraciones del 240 aniversario del natalicio de O’Higgins se inauguró oficialmente el Museo de la Iglesia de la Merced, en el que se pueden observar las réplicas de los estandartes perdidos de Rancagua, para que puedan ser vistos por el pueblo, y poder mostrar al mundo un testimonio de lo que puede la unión, el orden y el patriotismo. Costó más de 140 años, pero los estandartes de la batalla están de vuelta, no sabemos si la ciudad tendrá siete días de fiesta, pero el recuerdo viviente de los caídos durante la batalla de 1814, están desde hoy, a la vista de todos en el nuevo Museo de la Iglesia de la Merced. Es tiempo de fiesta y regocijo.




Patricio Díaz González
( Ebles Mancer)





Rancagua, 20 de agosto de 2018.

miércoles, 27 de junio de 2018

HISTORIAS DE LA PIOCHA DE O'HIGGINS

Historias de la Piocha de O’Higgins

Capítulo 3 : El Consejo de Balmaceda

( 1872-1925)


RESUMEN

Hasta ahora sabemos :
- La Piocha de O’Higgins es la medalla de la Legión de Mérito, que sólo podía usar Bernardo O’Higgins.
- La banda presidencial usada por el Libertador, fue entregada a la familia Argomedo , quien a su vez, entregó a Benjamín Vicuña Mackenna en 1872, a la sazón Intendente de Santiago, que la depositó para su custodia en el Museo Nacional el mismo año.
- Ninguno de los documentos revisados desde 1823 y hasta 1872, hace referencia a que la piocha hubiese estado adosada a la banda presidencial.
- Por ende, no sabemos claramente quien la poseía en 1872.

Como ya es habitual, seguiremos con el formato de preguntas y respuestas; y nuevamente hago un llamado, a quien tenga datos que pueda aportar, correcciones y opiniones, tengan ustedes la libertad de hacerlas llegar al email eblesmancer@gmail.com.


UNO : ¿ Usaron la piocha los Presidentes entre 1872 y 1886?


Según la mayoría de los autores que ya hemos citado1, la piocha fue parte del acto solemne del traspaso de mando, desde que el Presidente Errázuriz Zañartu entregara el mando a Aníbal Pinto Garmendia en 1876.
Sin embargo, en nuestra investigación, no hemos encontrado documento alguno que afirme lo anterior, no existen fotos o registros pictóricos, en que se pueda observar a los Presidentes Errázuriz ( 1871-1876), Aníbal Pinto ( 1876-1881) o Domingo Santa María ( 1881-1886), usando la piocha adosada a su banda.
Y queremos detenernos aquí un poco, ya que según algunas descripciones, el Presidente José Manuel Balmaceda la habría recibido en la asunción del mando en 1886, y se le habría caído, iniciando la que se conoce como “ la maldición de la piocha de O’Higgins”, que se resume en una frase : “ al Presidente que se le cae la piocha de O’Higgins no alcanza a terminar su período”.



Oleo y fotografía oficiales de los Presidentes Aníbal Pinto y Domingo Santa María.


Dos : ¿ Se le cayó la piocha al Presidente Balmaceda durante la asunción del mando?


Tenemos que remontarnos al 18 de septiembre de 1886, fecha de la asunción del mando presidencial del José Manuel Balmaceda Fernández2, para poder descifrar un misterio, ¿ realmente se le cayó la piocha a Balmaceda?.
Hasta ahora hemos revisado las asunciones de Pinto y Santa María, y en ningún documento se menciona a la piocha en la ceremonia del traspaso.
Revisemos los documentos de la asunción de Balmaceda. Para ello, recurrimos a la Biblioteca del Congreso Nacional, para solicitar copia de las actas oficiales de la asunción del mando, las que deberían formar parte de los libros de actas de sesiones del Congreso. Grande fue nuestra sorpresa, al percatarnos, que en los libros oficiales del Congreso Nacional, no se recogían las actas de la asunción del mando3.
Frente a esta situación, extraña, ya que el órgano oficial del Estado, que debe resguardar dichas actas, no las tiene; no nos queda otra que recurrir a versiones escritas de historiadores. Recurrimos primero a Francisco Antonio Encina que dice : “ a la una un cuarto 4 llegó el Presidente Santa María acompañado de su último ministerio … después que el Presidente electo hubo prestado el juramento prescrito por la constitución, pronunció las siguientes palabras5 : Señor Presidente del Senado, pongo en vuestras manos la banda tricolor, emblema del poder público entre nosotros… el Presidente del Senado Pedro Lucio Cuadra, colocó la banda a Balmaceda” 6.
Como la anterior fuente no nos saca de nuestras dudas, recurrimos al biógrafo de Balmaceda, a fin de poder aclarar la situación. Su descripción del acto reza así : “ El 18 de septiembre de 1886, en cumplimiento de la Constitución, se reunieron a la una de la tarde, en la sala de honor del Congreso, las dos cámaras, el Cuerpo Diplomático y las autoridades superiores de la República. Asistieron 22 Senadores, 81 Diputados, 13 Ministros Plenipotenciarios y Encargados de Negocios, y muchos altos funcionarios del Poder Judicial, de la Marina, del Ejército y de otras oficinas superiores”.
“ A la una y cuarto p.m. llegó el Presidente Santa María, acompañado del Ministerio y de comisiones de ambas cámaras”.
“ Abierta la sesión por el Presidente del Senado, Pedro Lucio Cuadra, se dio lectura a los artículos constitucionales del caso y se invitó al Presidente electo a prestar el juramento de estilo”.
“ Balmaceda se acercó a la Mesa acompañado de la Comisión especial del Congreso, compuesta de los senadores Pedro Nolasco Marcoleta y Ramón Rozas Mendiburu, y de los diputados Adolfo Blanco, Isidoro Errázuriz y Jovino Novoa”.
“ Prestado el juramento constitucional, Santa María se quitó la banda, insignia del Poder Supremo, y la puso en manos del Presidente del Senado, diciéndole lo que sigue : “.
“ Señor Presidente del Senado: pongo en vuestras manos la banda tricolor, emblema del poder público entre nosotros. Me asiste el íntimo convencimiento de que he cumplido con mi deber, y tengo confianza en mi digno sucesor, mediante la ayuda de Dios y las inspiraciones de su patriotismo, cumplirá también con el suyo”.
“ Inmediatamente el Presidente Cuadra puso la banda a Balmaceda, quien pasó a ocupar el puesto de honor” 7.
Ésta es la versión más larga de la ceremonia de asunción del mando de Balmaceda, y la que contiene mayores detalles. Y como se puede apreciar no señala nada sobre la piocha, es más, recalcan la banda es el emblema del poder público entre nosotros .
Recurrimos a la versión de Bañados, ya que fue el mismo Balmaceda quién encargó al autor la obra que hacemos referencia, en una carta, escrita de su puño y letra, firmada en la Embajada de Argentina, el 18 de septiembre de 1891, antes de suicidarse. Esta carta, que creemos necesaria reproducir señala:
Santiago, Septiembre 18 de 1891.
Querido Julio:
Hoy termina mi periodo legal y el drama que abrieron las derrotas de Concón y Placilla… escriba, de la administración que juntos hemos hecho, la historia verdadera. Dejo dicho a Emilia 8 que le suministre todos los recursos necesarios para una publicación abundante y completa. Le he encargado también que Ud escoja 2000 volúmenes para sí, de mi biblioteca. No la demore, ni la precipite. Hágala bien910.
Siguiendo el consejo de Balmaceda, creemos que Bañados no deja lugar a dudas sobre la ceremonia de asunción del cargo. Balmaceda no recibió la piocha, y por ende, no se le cayó. Siendo éste un mito más dentro de la historia de Chile. No había maldición en la piocha.




Sabido es que , al abandonar el cargo Balmaceda, el 29 de agosto de 1891, entregó el poder al General Manuel Baquedano, sobre esto se señala : “ El Presidente don José Manuel Balmaceda, entregó en sus manos el poder supremo antes de asilarse en la embajada argentina, sólo unos días duró su gestión 11 de gobierno y tan pronto los vencedores de la Revolución entraron en Santiago, entregó el mando a la Junta de Gobierno y se retiró de nuevo a la paz de su hogar” 12. El General Manuel Baquedano asumió como “ Jefe accidental de la República” el 29 de agosto de 1891 y entregó el cargo el 31 de agosto del mismo año a la Junta de Gobierno encabezada por el Capitán de Navío don Jorge Montt13.
En resumen, al Presidente Balmaceda no se le cayó la piocha, porque aún en 1886, no era parte del ritual del cambio de mando, ni tampoco se la entregó al General Baquedano en 1891.




El Presidente don José Manuel Balmaceda Fernández.



TRES : ¿ Usó el Presidente Jorge Montt la piocha de O’Higgins?


Sabemos que sí la usó. En la imagen oficial de su presidencia aparece muy claramente la piocha de O’Higgins adosada a la banda presidencial. Pero ¿ cuándo la recibió? .
Nuevamente buscamos el acta de asunción del Presidente Montt, quien asumió la Presidencia , ya como Vicealmirante, el 26 de diciembre de 1891 14. y nuevamente, no estaba en el lugar donde se supone debe estar, las actas oficiales del Congreso Nacional.
Pero encontramos una versión detallada, no en un documento oficial, sino que en el periódico más importante de la época: El Ferrocarril en su edición del 27 de diciembre de 1891, y señala: “ la ceremonia inaugural de la toma de posesión de la Presidencia Constitucional de la República por el honorable vice-almirante señor Jorje Montt15, tuvo ayer las grandiosas proporciones de un gran acontecimiento nacional”16.
La crónica del diario, está plagada de detalles, describe los honores militares, la actitud del pueblo de Santiago, que se acercó a admirar la ceremonia, establece los nombres de los presentes en el Salón de honor del Congreso Nacional, sin embargo, en la parte que nos interesa señala: “ EL JURAMENTO , terminada la lectura del acta 17, el señor Presidente del Senado invitó al Presidente de la República a prestar el juramento de estilo. Poniéndose de pie el Excmo señor Montt en alta y segura voz pronunció el juramento, que toda la concurrencia oyó de pie y con vivo anhelo” 18.
Unos párrafos más adelante sigue con la descripción de la ceremonia: “ INVESTIDURA DEL MANDO . Entonces el Señor Silva, presidente del Senado, tomando la banda presidencial, pronunció las siguientes palabras: ha nombre del Congreso Nacional y en vista de la elección popular verificada, invisto para el cargo de Presidente de la República al ciudadano electo Jorje Montt. Y ciñó el Excmo señor Presidente de la República con la banda tricolor, insignia del mando supremo19.
El Ferrocarril continúa dando detalles de todas la ceremonias, la salida del Salón, el Te Deum, la cena, los honores, etc. pero no menciona en parte alguna, la piocha o medalla de O’Higgins. Nuevamente se menciona la banda tricolor como insignia del mando supremo.
Entonces, ¿de dónde obtuvo la piocha Jorge Montt?, es una pregunta, sobre la que aún estamos buscando una respuesta definitiva que no deje lugar a dudas.
Pero , esto nos animó, si Jorge Montt sale retratado con la piocha, debe ella mencionarse en el traspaso del mando de Jorge Montt a Federico Errázuriz Echaurren en 1896.
Nuevamente el acta no fue encontrada, pero recurrimos al mismo diario El Ferrocarril, quien como la vez anterior es pletórico en detalles, y sin embargo, no hace mención de la piocha 20. Aún no formaba parte del protocolo de la transmisión del mando.



Retrato oficial del Presidente Jorge Montt.



Acercamiento donde se aprecia la piocha.


CUATRO : ¿ qué Presidentes posteriores a Jorge Montt usaron la piocha?


Ya sabemos que la piocha de O’Higgins no fue traspasada en la ceremonia de 1896, por ende Federico Errázuriz Echaurren no la usó ese día, sin embargo aparece en la foto oficial de su gobierno.
Germán Riesco Errázuriz, primo del anterior Presidente, y que ejerció como Presidente de Chile entre 1901 y 1906, no es retratado con la piocha. Sin embargo, en la ceremonia de traspaso de mando de 1901, se modificó el protocolo de la misma, en el siguiente sentido : “ el Presidente ( Riesco), introdujo una innovación en la ceremonia de la transmisión del mando. Tomó juramento a sus ministros y suscribió los decretos de nombramiento inmediatamente después que se le tomara el suyo, antes el Jefe del Estado recién investido lo hacía cuando llegaba a La Moneda” 21.
Su sucesor , Pedro Montt y Montt, quien gobernó hasta su trágico fallecimiento en Alemania en 1910, sí aparece en la foto oficial con la piocha.
Ramón Barros Luco, Presidente entre 1910 y 1915, y de muchas historias deliciosamente graciosas, aparece en la foto oficial con la piocha, y su sucesor Juan Luis Sanfuentes, también aparece luciéndola.
Revisado esto, podemos señalar, que en algún momento entre 1906 y 1910, la Piocha de O’Higgins pasó a ocupar parte de la tradición del traspaso del mando. Pero sin las actas oficiales a la vista, no podemos señalar la fecha cierta. Dejaremos este punto para ser dilucidado más adelante.



Federico Errázuriz Echaurren ( 1896-1901)






Germán Riesco Errázuriz ( 1901-1906)


Pedro Montt Montt ( 1906-1910)




Ramón Barros Luco ( 1910-1915)



Juan Luis Sanfuentes Andonaegui ( 1915-1920)




CINCO : ¿ QUE PASO EN LA TRANSMISIÓN DEL MANDO DE 1920? .

La transmisión del mando de 1920, en la que el Presidente saliente Sanfuentes, entrega el poder a su sucesor Arturo Alessandri Palma, es una de las más interesantes en la historia de la Piocha de O’Higgins. No sólo porque la llegada de Alessandri al poder implicaba un cambio importante en la política chilena, sino, además, por los hechos tan particulares ocurridos ese día.
Usando los detalles recogidos en diversos escritos, trataremos de hacer una relación de la ceremonia, y así hacernos la visión necesaria del evento.
“ Ese 23 de diciembre de 1920, Alessandri se convertía en Presidente… las calles eran una fiesta, pero de la querida chusma, como él la llamara. Todas las casas de las familias bien habían cerrado las puertas y los postigos, y nadie se asomaba a la calle, porque se temía lo peor. Detrás de la puerta de entrada se habían colocado sacos con arena para detener a los asaltantes” 22.
“ Acompañado por el pueblo, que se amaneció frente a su casa en la Alameda ( entre San Diego y Gálvez) ,- y recortando trozos de su estuco como reliquias- Alessandri llegó al Congreso” 23.
Por los jardines que dan a la calle Catedral se entraba al salón de honor. Una comisión de reja, formada por parlamentarios, lo recibía acompañándolo al interior”24.
Escuchemos las memorias de Arturo Alessandri : A las tres de la tarde, en el Salón de Honor del Congreso Nacional, fui recibido por don Luis Claro Solar, Presidente del Senado, y el Presidente de la República saliente, don Juan Luis Sanfuentes; y éste, previo juramento de cumplir la Constitución y las leyes, me entregó la insignia suprema del mando25.
Un estudiante de Leyes de la Universidad de Chile, de 22 años, que se encontraba entre el público señala : “ Alessandri se hallaba más nervioso que Sanfuentes. Tanto que al colocarse la banda , se le cayó la piocha de O’Higgins, ese broche de oro y piedras preciosas que cierra la banda presidencial en el lado derecho , y que es el símbolo del poder26. Ese estudiante que relata la caída de la piocha, era el futuro Presidente de Chile, don Gabriel González Videla.
Volvamos a Alessandri y sus memorias : “ Durante la ceremonia ocurrió un pequeño incidente que siempre lo he recordado. Al hacer un movimiento, el brazo del sillón en donde yo estaba sentado sujetó la estrella de O’Higgins, pendiente de la banda presidencial y, al moverme, se cortó el cordón que la sostenía y cayó al suelo. Don Luis Claro, Presidente del Senado, que acababa de colocarme aquella insignia, gentilmente la recogió y la amarró como pudo, para que yo pudiera salir llevándola pendiente. Aun cuando don Luis había sido uno de mis más encarnizados adversarios durante la campaña electoral, me conmovió su actitud afectuosa en aquellos momentos 27. Le agradecí mucho su gentileza y, no sin preocupación, le dije : Mal augurio me acompaña; la insignia del mando se quiere arrancar. - No importa- me replicó don Luis, porque nada ha pasado ; yo se la puse de nuevo “ 28.
La historia de la caída de la Piocha de O’Higgins durante la asunción del mando de Arturo Alessandri Palma, es cierta. Ocurrió tal y como señalan los distintos testigos del acto. ¿ era éste el inicio de una maldición? O ¿ fue un simple impasse durante la ceremonia?.



Arturo Alessandri Palma ( 1920-1924; 1925) 



SEIS : ¿ SE CUMPLIÓ LA MALDICIÓN DE LA PIOCHA?

No es este un trabajo que deba revisar los hechos políticos , ni las causas que llevaron a la caída de Alessandri en 1924, sin embargo, tal como lo señaló el mismo Presidente en la ceremonia de su asunción, el poder se le escapó de las manos.
La Piocha de O’Higgins fue traspasada al General de División don Luis Altamirano Talavera, el 9 de septiembre de 1924, cuando asume como Vicepresidente de la República, y que dos días más tarde es nombrado como Presidente de la Junta de Gobierno formada además por el Almirante Francisco Nef y por el General Juan P. Bennet. Una Junta Militar que había asumido el gobierno el 11 de septiembre de 1924.
Esta junta fue reemplazada el 23 de enero de 1925 por una nueva, formada esta vez por el General de División Pedro Pablo Dartnell Encina como Presidente , y por el General don Juan Emilio Ortiz Vega.
Cuatro días más tarde, el 27 de enero, esta Junta fue reemplazada por una nueva, presidida por don Emilio Bello Codesido; Dartnell formaba parte de la misma, junto con el Almirante don Carlos Ward.
Esta última junta funcionó hasta el 20 de marzo, cuando reasume la Presidencia don Arturo Alessandri Palma, que no recibió la Piocha de O’Higgins de vuelta.
El General Altamirano no traspasó la Piocha a Dartnell, quien al no tenerla, no la pudo traspasar a Bello.
¿ dónde estaba la Piocha de O’Higgins? ¿ quién la tenía? … la Piocha se encuentra oficialmente perdida. 





General de División Luis Altamirano Talavera.




CONCLUSIONES FINALES

En 1920 la Piocha de O’Higgins ya formaba parte de la ceremonia del traspaso del mano, y era considerada “ la insignia del poder”; había reemplazado a la banda presidencial .
¿ cuál es la razón del reemplazo de la banda por la Piocha como insignia del mando?
¿ Qué pasó con la Piocha en 1925? ¿ quién se la llevó? ¿ la devolvieron o se ordenó la construcción de una réplica?.
¿ Desde cuando la Piocha es símbolo del mando en Chile?
¿ De dónde sale esta Piocha que es usada desde Jorge Montt en adelante?
Trataremos de contestar estas preguntas en el próximo capítulo, que abarcará desde 1925 y hasta 1974. intentaremos dilucidar la suerte corrida por la Piocha en los cuatro golpes de estado que abarca este período, el de 1925, el de 1927, el de 1932 y el de 1973.
Como ya lo señalé, seguiré el consejo de Balmaceda : “ No lo demore, no lo precipite. Hágala bien”.


Muchas Gracias por leer.

Patricio Díaz González
( Ebles Mancer).


Notas: 
1García-Huidobro, Bravo Lira, Baradit, entre otros.
2 “ Anales de la República”, Luis VALENCIA AVARIA, Tomo 1, pag 505. Editorial Andrés Bello, Santiago 1986.
3Aún queda la posibilidad que se registren en otros libros especiales, de los que no se guarda copia en la Biblioteca del Congreso Nacional en Santiago. Los estamos buscando.
4Agregamos : “ del 18 de septiembre de 1886”.
5Se refiere al Presidente saliente, Domingo Santa María.
6“ Historia de Chile”, Francisco Antonio Encina, Tomo 35, página 151. Santiago 1983.
7“ Balmaceda, su gobierno y la revolución de 1891”, Julio BAÑADOS ESPINOSA. Pag 97.
8Se refiere a su señora doña Emilia Toro Herrera ( 1845-1913), y descendiente de don Mateo de Toro y Zambrano Ureta.
9Hago mío el consejo de Balmaceda, y trataré en adelante, de contar la historia verdadera, sin precipitarla ni demorarla, sino que haciéndola bien.
10Carta de José Manuel Balmaceda a Julio Bañados Espinosa, de 18 de septiembre de 1891, recogida en “ Balmaceda, su gobierno y la revolución de 1891”, de Julio BAÑADOS ESPINOSA, en sección anexo documental, pág XXXI y XXXII.
11La del General Baquedano.
12“ Manuel Baquedano”, Manuel REYNO GUTIERREZ, pag 62, Serie Próceres de Chile, N.º 15, Diario La Nación, Santiago 1985.
13“ Anales de la República”, Luis VALENCIA AVARIA, tomo 1, pág 513 y 514. Santiago, 1986. Editorial Andrés Bello.
14Idem nota anterior, pag 516.
15Mantenemos la escrituración original.
16Diario El Ferrocarril, de 27 de diciembre de 1891.
17Se refiere al acta de proclamación como Presidente de la República.
18Idem nota 18.
19Idem nota anterior.
20El Ferrocarril, edición del 19 de septiembre de 1896.
21“ Balmaceda y los gobiernos seudo-parlamentarios”, Fernando PINTO LAGARRIGUE, pag 119. Editorial Andrés Bello. Santiago 1991.
22“ La Buena Memoria”, Hernan MILLAS CORREA. Pag 121. Editorial Planeta, Santiago 2000.
23“ Chile, crónicas de un país inconfundible”, Hernán MILLAS CORREA, pag 265, Editorial Catalonia, Santiago 2012.
24“ La Buena Memoria”, pag 121.
25“ Recuerdos de Gobierno” Arturo ALESSANDRI PALMA, pags 59 y 60. Editorial Universitaria, Santiago 1952.
26Citado en “ La Buena Memoria”, pag 121.
27Millas agrega : “ Claro Solar, liberal , ex Ministro de Hacienda de don Juan Luis Sanfuentes, que detrás de su rostro amable lo detestaba ( a Alessandri)… “ en La Buena Memoria, pag 121.

28“ Recuerdos de Gobierno”, Alessandri, pag 60.